Acababa de llegar hacia escasa horas, Manhattan se veía distinta que hacía 4 años atrás. Ella venía a lo lejos por la 34 y venia hacia mí, no nos conocíamos ni lo haríamos nunca. Cargada de bolsas, rubia, con un abrigo de paño  largo de color verde y unas botas negras...